Dieta Paleolítica (o paleo) para deportistas:

Descubre los secretos de la dieta primitiva del hombre de las cavernas

Probablemente, los hábitos alimenticios que hemos adquirido con el paso del tiempo no van acorde con las necesidades de nuestro organismo. En la siguiente entrada te damos las pautas de la dieta Paleolítica, también denominada: dieta paleo.

Explicaremos las rutinas alimentarias de nuestros ancestros y cómo según esta tendencia su adquisición puede repercutir de manera positiva en nuestra salud digestiva.

Nuestro cuerpo sigue funcionando como lo hacía antaño, ajeno a los avances recientes que se han aplicado dentro del sector alimentario y no siempre han venido acompañaros de resultados positivos para la totalidad de la sociedad.

Todavía no estamos preparados a nivel biológico para el estilo de vida que llevamos, mucho más sedentario que nuestros antepasados.

Dieta Paleo para deportistas:

En qué consiste la dieta paleolítica y qué finalidad tiene:

La dieta del Paleolítico no es una dieta específica para perder peso, tal y como estamos acostumbrados a dar por hecho cuando nos presentan algo con el nombre de: dieta.

Nos gustaría aclarar que la dieta paleolítica es más bien un estilo de vida saludable, que muchas personas han adoptado a nivel preventivo de diversas enfermedades.

Por encima de todo, mejora la digestión porque evita ciertas intolerancias a veces desconocidas, pues surgen de manera imprevista a lo largo de nuestra vida, provocando digestiones pesadas, dolorosas e inflamación abdominal.

Además, la adquisición de esta rutina disminuye el nivel de azúcar en sangre por el tipo de nutrientes que se consumen.

Damos por hecho que lo más saludable es comer con frecuencia y poca cantidad, manteniendo al organismo en constante funcionamiento. Según la dieta paleolítica, este hábito no es la rutina natural del ser humano y puede acabar provocando debilidad inmunitaria.

Principios de la dieta paleolítica:

En realidad, consiste en evitar ciertos tipos de alimentos no naturales y se promueve un estilo de vida más cercano a nuestra auténtica naturaleza.

– Nada de alimentos procesados, refinados, ni que contengan grasas trans o hidrogenadas.

– Evita el gluten aunque no seas celiaco y también el azúcar y otros tipos de edulcorantes aunque no seas diabético.

– Toma sólo lácteos que no hayan pasado por el proceso de pasteurización.

– Consume responsablemente medicamentos antibióticos y hormonales.

Alimentos fundamentales de la dieta paleolítica:

Se consideran la base de nuestra alimentación, y consisten en:

– Carne bio: Procedente de animales que han sido alimentados tradicionalmente con pasto, no con pienso procesado ni cereales.

– Pescado fresco: Procedente de su hábitat natural y no de piscifactoría.

– Órganos animales: La casquería nos aporta muchos nutrientes de calidad.

– Vegetales y frutas: Libres de pesticidas, no transgénicos.

– Grasas saludables: Como ya hemos comentado, hay que evitar por encima de todo las grasas trans o hidrogenadas.

Actitudes ligadas a la dieta del Paleolítico:

Para acompañar los hábitos alimentarios saludables, la dieta paleolítica nos propone aplicar una serie de consejos que nos ayudarán a mejorar nuestra salud global:

– Buenos hábitos de sueño: Consiste en acostarse cuando ha oscurecido y levantarse al amanecer, como lo hacían nuestros ancestros.

– Entrenamiento Paleolítico (Paleotraining): Es un tipo de rutina deportiva basada en los movimientos de nuestros antepasados: caminar, reptar, trepar, movimientos de recolección… Mejoran nuestra condición física y salud postural.

Esperamos que os hayan resultado útiles nuestros consejos basados en la dieta del paleolítico como alternativa saludable, de creciente popularidad entre la sociedad actual.

¿Has probado esta rutina alimentaria? ¿Recomendarías la dieta ancestral?

¿Lograste bajar de peso con la dieta del hombre de las cavernas?

Esperamos vuestros comentarios y experiencias.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *