Entrenamiento interválico de alta intensidad vs Entrenamiento continuo

Cuando se trata de programar una rutina deportiva con el objetivo de perder peso, actualmente podemos optar por las dos opciones más populares: entrenamiento interválico de alta intensidad y entrenamiento continuo. Cada opción tiene unas ventajas e inconvenientes que vamos a exponer, para tratar de solventar tus dudas al respecto y así puedas elegir la que más se ajuste a tus necesidades.

Antes de nada, nos gustaría recordar que, cuando nuestra meta es perder peso, una alimentación adecuada debe ir acompañada de una rutina saludable de ejercicios para obtener unos resultados duraderos y efectivos.

Introducción sobre las bases del interválico de alta intensidad y el entrenamiento continuo:

Recientemente se ha popularizado entre los métodos deportivos el denominado: entrenamiento por intervalos; en su máxima expresión: entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT: High intensity Interval Training)

De forma tradicional, el entrenamiento para la pérdida de peso ha consistido en un conjunto de ejercicios aeróbicos que van aumentando progresivamente su intensidad, manteniendo siempre el umbral respiratorio.

Diferencias entre el entrenamiento por intervalos y el entrenamiento continuo:

La diferencia principal entre el entrenamiento interválico de alta intensidad y el entrenamiento continuo consiste en que en el primero se realizan series cortas pero muy intensas de una combinación de ejercicios realmente intensos, que exigen un mayor esfuerzo por parte del deportista que los practica, seguidos de un corto periodo de descanso para bajar pulsaciones antes de una nueva serie. Sin embargo, el entrenamiento continuo, como su propio nombre indica, se realiza sin interrupciones para el descanso, pero el ritmo a mantener es moderado.

Pros y contras de cada tipo de entrenamiento:

El entrenamiento interválico de alta intensidad mejora sustancialmente la condición física del deportista, así como la resistencia a la insulina de su organismo, al mismo tiempo que incrementa el gasto calórico. Invirtiendo la misma cantidad de tiempo lograremos resultados visibles antes que con un entrenamiento continuo, porque sus efectos se prolongan hasta una hora después de haber finalizado la sesión.
En su contra, es más agotador y requiere de cierta condición física mínima para poder realizarlo.

El entrenamiento continuo es más llevadero para todas aquellas personas que están poco acostumbradas al ejercicio físico, por lo que es una buena manera de introducirse en el mundo deportivo. Sin embargo, el gasto calórico en una sola sesión será mucho menor que en un HIIT (entrenamiento por intervalos), así como la mejora de la condición física, que se llevará a cabo de una forma más pausada.

Ejemplos de ambas modalidades de entrenamiento:

Partiendo de la base de una sesión de entrenamiento de aproximadamente 60 minutos, vamos a exponer un ejemplo práctico de cada tipo de entrenamiento:

Entrenamiento interválico de alta intensidad:
5 minutos de calentamiento + 10 minutos de actividad intensiva (esto será considerado como: serie) + 60 segundos de descanso + 4 series más de 10 minutos + 3 minutos de estiramientos

Entrenamiento continuo:
5 minutos de calentamiento + 50 minutos de actividad moderada + 5 minutos de estiramientos

Con toda esta información, esperamos haber resuelto vuestras dudas al respecto sobre estas dos formas de entrenar denominadas: Entrenamiento interválico de alta intensidad y entrenamiento continuo.

Esperamos que la correcta elección del tipo de entreno os ayude en vuestra meta y os animamos a comentar los resultados obtenidos.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *