• Uncategorized

Para lograr una profilaxis e higiene vocal debemos conocer las caractersticas de la voz como fenmeno fsico acstico

Para lograr una profilaxis e higiene vocal debemos conocer las características
de la voz como fenómeno físico acústico. El sonido del habla se produce por
la vibración de las cuerdas vocales en tensión y debido al aire que pasa a
través de ellas. Del grado de tensión depende la altura o frecuencia, que es
el número de vibraciones completas en la unidad de tiempo. Cuanto más tensa
se encuentran las cuerdas vocales más agudo es el sonido emitido y, por el
contrario, a menor tensión el sonido será más grave.

En conclusión se habla de tonos de voz: Agudo, Medio y Grave. La
intensidad del sonido depende de la cantidad de aire que atraviesa las cuerdas
vocales (espacio glótico). Es decir, es la cantidad de energía que va a
determinar la amplitud del sonido, el que podrá ser entonces: Suave, Medio y
Fuerte.

Los armónicos, que son sonidos superpuestos al fundamental, van a dar el
modo propio y característico de sonar de una voz. Es consecuencia, determinan
el timbre que caracteriza la voz de una persona.

Es a partir de la Fonoaudiolgía que se debe difundir la importancia del
cuidado y adquisición de hábitos y normas de vida de la voz, no sólo en
aquellas personas que la utilizan como herramienta de trabajo. A partir de
esta reflexión es que se darán a conocer algunas pautas a tener en cuenta:

No abusar de la voz:

• no carraspear ni toser; en lugar de ello: bostezar para relajar la
garganta, tragar lentamente, beber un poco de agua;
• no gritar; en su lugar: utilizar para llamar la atención palmas,
silbidos, silbatos, etc.;
• evitar hablar de manera prolongada a distancia; en cambio: acercarse para
que puedan oírlo;
• evitar hablar de manera prolongada en ambientes ruidosos; en su lugar:
hablar cara a cara, colocarse cerca de quien lo escuche, esperar que el
entorno esté en silencio;
• no hablar en audiencias amplias sin una amplificación adecuada; en ese
caso se aconseja utilizar micrófono;
• no cantar fuera del registro normal y cómodo; es necesario en esos casos,
conocer los límites físicos de cada uno en cuanto a tono e intensidad,
buscar ayuda profesional para la formación de la voz y no cantar una nota
alta si no puede cantarla en voz baja;
• evitar hábitos nerviosos al hablar o cantar en público como pueden ser:
carraspear, contener la respiración hablando rápidamente, hablar con
respiración insuficiente, hablar en tono bajo y monótono, etc. En su lugar
se podrán adoptar actitudes o estrategias eficaces para reducir estos malos hábitos;
• luego de varias horas de uso vocal es aconsejable esperar que el sistema
respiratorio se recupere; para ello se podré hacer relajación y reposo
vocal.

No hacer uso inadecuado de la voz:

• no hablar con voz monótona de tono bajo; en cambio debe permitir que
el flujo respiratorio alimente la voz de manera que el tono se mantenga, varíe
y suene bien;
• evitar ataques glóticos o inicios de voz tensos y bruscos; en su lugar
puede mantener la garganta relajada cuando empieza hablar;
• no hablar con frases más largas que el ciclo respiratorio natural; en
lugar de ello podrá hablar lentamente y realizar pausas más frecuentemente;
• no tensionar las diferentes partes del cuerpo al tener que utilizar la
voz, en cambio deberá: tratar de mantener el cuerpo alineado y relajado para
que la respiración sea natural, permitir que el abdomen y la caja costal se
muevan libremente;
• no apretar los dientes, ni tensar la mandíbula o la lengua; será
necesario para ello aprender a relajar dichas estructuras;
• al cantar, no esforzar la voz para mantener un registro que está más allá
de los límites de tono en que se encuentra cómodo (voz de pecho: demasiado
alta; voz de cabeza: alta en gama de falsete); en lugar de ello debe
permitirse cambiar de registro vocal con el tono y aprender técnicas de
transición suave de registro.

Mantener un estilo de vida y un entorno saludable:

• no exigir la voz más de lo que exigiría al resto del cuerpo; en su
lugar es necesario aprender a destinar períodos de reposo durante el día;
• no utilizar la voz de manera agotadora si está enfermo o cansado; en ese
caso, la voz también se fatiga;
• no utilizar la voz cuando la note tensa; deberá aprender a estar alerta
ante los primeros signos de fatiga vocal: disfonía, tensión de la garganta,
sequedad, ardor de estómago, alergias, entre otros;
• evitar exponer su voz ante una contaminación excesiva y al uso de
productos deshidratantes como: la cafeína, el alcohol, el aire seco, el humo
del cigarrillo. En esos casos se aconseja beber entre 8 y 10 vasos de agua, no
comer hielo descontroladamente, ni beber bebidas extremadamente calientes o frías,
dejar de fumar.

Estos son algunos de los consejos más útiles que se le puede brindar a
todas las personas que reconozcan a la voz como una herramienta importante no
sólo de trabajo, sino también de comunicación que, como tal, debe ser
cuidada.

You may also like...