Síndrome de Tourette, posibles causas y tratamientos comunes

La enfermedad de Tourette o síndrome de Touret es un trastorno neuropsiquiátrico que se inicia en la infancia. El síndrome de Tourette no tiene un origen conocido, sin embargo se cree que puede ser causado por herencia genética. Los síntomas suelen basarse en numerosos tics físicos y vocales que pueden ser suprimidos en diferentes fases. Otra de las consecuencias del síndrome de Tourette es la coprolalia, un impulso continuado por proferir todo tipo de comentarios socialmente inapropiados y despectivos, si bien es cierto que esta consecuencia no está presente en todos los casos.

Síndrome de Tourette en la actualidad

El síndrome de Tourette y su tratamiento han cambiado mucho en las últimas décadas, de hecho en la actualidad ya no es considerada una enfermedad rara. Las investigaciones han conseguido centrarse en el trastorno de Tourette en niños, debido a que con el tiempo los síntomas desaparecen, un Tourette grave en la edad adulta es muy extraño. Las investigaciones denotan que esta enfermedad no afecta negativamente ni la inteligencia ni en la esperanza de vida.

La causa real sigue siendo desconocida, sin embargo se ha descubierto que ciertas regiones del cerebro  y sus conexiones contienen ciertas anormalidades, por lo que pronto podrían aislarse estas zonas y conocer la causa de su origen.

Diagnóstico y tratamiento del síndrome de Touret

El diagnóstico se basa en los síntomas y el historial familiar. La presentación de múltiples tics o la edad del paciente (menor de 18 años) ayuda a determinar si realmente se trata de un casi de Tourette.

El tratamiento no suele incluir medicamentos, si bien es cierto que que existen medicamentos que ayudan a pacientes que sufren efectos evidentes en sus tareas cotidianas.

Tampoco existe un solo medicamento útil que elimine todos los síntomas, por lo que se suelen tratar partes aisladas en los casos más extremos.

Los ejercicios de respiración ayudan en la mayoría de los casos, duplicar su frecuencia y realizar inhalaciones conscientes es la mejor manera de evitar alunas de sus consecuencias. Dos sesiones al día de unos cinco minutos ayudan a relajar los síntomas del síndrome de la Tourette.

Casos en niños y diagnóstico infantil

En los niños la Touret se manifiesta con mayor violencia, por lo que a esta edad se necesita un apoyo que ayude a normalizar situaciones de aprendizaje. Los tics pueden normalizarse con apoyos curriculares específicos, si bien es cierto que el esfuerzo de un niño por evitar sus tics puede disminuir su concentración. Profesorado y padres deben trabajar juntos para ayudar a un niño que padece este síndrome.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *